Maurice Borgers. Casi dos décadas de andaduras por las cumbres

Es un hecho destacable y reconocido que las colonias holandesas han dominado la recta final del   siglo XX en las carreras de larga distancia o vuelos nocturnos, después de años de gran supremacía de sus  vecinos del sur. Esto se debe fundamentalmente a las grandes oportunidades que tienen para especializarse en esta disciplina: la selección es, obviamente, la piedra angular del gran éxito del país de los tulipanes. No es de extrañar por tanto, la demanda de palomas holandesas para los vuelos de gran distancia. ¿Por qué la diferencia? Muy sencillo! Es conocido por todos, como las variedades Wedjes, Van Wanroy, Vervuurt,  Aarden y, sobre todo los hermanos Kuypers) tenían en los años ‘70 una reputación en las carreras internacionales de gran fondo, que se lo habían ganado a base de primeros premios nacionales e internacionales en las duras etapas del calendario internacional desde Pau hasta Perpignan.

LEE EL ARTÍCULO COMPLETO AQUÍ